LAS AVES Y EL AGUA

Al proteger el agua Apoyando la campaña #ProtegeTuAgua, no solo están protegiendo la salud humana, el suministro del recurso y la producción de alimentos, también están protegiendo la biodiversidad. Entre ella, la de aquellas aves que encuentran en los ecosistemas acuáticas su hogar.

Las aves necesitan ríos y humedales en buen estado de conservación, por eso, sin agua no habrá aves, protegiendo el agua protegemos las aves apoya #ProtegeTuAgua firmando:

MARTÍN PESCADOR

El martín pescador común ha estado amenazado durante las últimas décadas por el encauzamiento de ríos, la desestructuración de los taludes y la construcción de embalses. Esta pequeña ave recorre incansablemente los tramos de ríos con un caudal adecuado en donde puede encontrar los pequeños peces y crustáceos de los que se alimenta. Al excavar su nido en los taludes formados las orillas de los ríos, resulta muy vulnerable a acciones que modifican las riberas, como el encauzamiento del lecho del río.

PÁJARO MOSCÓN

La presencia del pájaro moscón europeo indica la existencia de un bosque de ribera bien conservado. Esta pequeña ave insectívora teje entre las ramas de sauces y chopos un nido complejo y acogedor, para lo que necesita riberas pobladas de árboles y un sotobosque con carrizos, eneas y arbustos densos. Esta estructura de hábitat sólo existe cuando el bosque de ribera está conectado con el agua superficial y subterránea.

PATO COLORADO

El pato colorado, amenazado por la pérdida de calidad del agua, la degradación y desaparición de los humedales, es una anátida que requiere de láminas de agua dulce con abundante vegetación en orillas y, dada su dieta preferentemente vegetal, también de grandes extensiones de vegetación sumergida (carófitos y macrófitos). Hasta mediados del siglo XX ha sido muy abundante en los humedales españoles, de manera significativa en las Tablas de Daimiel y l´Albufera de Valencia, aunque en la actualidad la población de este pato se encuentra lejos de gozar de un buen estado de conservación, sobre todo por la mala calidad del agua que impide el desarrollo de las plantas subacuáticas de las que se alimenta.

AGUJA COLINEGRA

La aguja colinegra es un ave migratoria de amplia distribución, sin embargo, algunas de sus poblaciones se encuentran en rápido declive debido, entre otras causas, a la reducción de sus lugares de repostaje que utiliza a lo largo de sus rutas migratorias: humedales y áreas intermareales con fangos y limos, con la consecuente reducción de la disponibilidad de alimento. España ha perdido el 59% de la superficie de humedales costeros en el último siglo, que son el principal hábitat de esta especie que, como invernante, alcanza una media de 40.000 ejemplares, si bien Doñana acoge a más del 60% de la población española.

AVETORO COMUN

Una adecuada gestión del agua y de la vegetación palustre podría favorecer la recuperación del avetoro común, en peligro de extinción en España, donde solo cuenta con unas 40 parejas reproductoras de media y escasamente los 40 ejemplares invernantes. Se trata de una especie indicadora de aguas de buena calidad, asociadas a grandes extensiones de carrizo encharcado y con una buena población de peces. La falta de desarrollo de planes que permitan asegurar una adecuada gestión del agua y el hábitat, especialmente durante los períodos de sequía, provocan la homogeneización del carrizal y por tanto la pérdida de su hábitat y sus zonas de alimentación, dificultando así su recuperación.

CERCETA PARDILLA

En este listado no podemos obviar a la cerceta pardilla, declarada “en situación crítica” en 2017 en España. Una especie de pato con cierta capacidad de adaptación a la variabilidad hídrica de los humedales ya que es capaz de realizar movimientos dispersivos dentro de la región mediterránea en busca de los mejores hábitats. No obstante, ha de enfrentar la escasa disponibilidad de humedales naturales con condiciones adecuadas: lagunas someras con aguas dulces o salobres ricas en vegetación acuática emergente y sumergida, en ambientes áridos. Pero, además, tiene otro problema y es que su reproducción es muy tardía en comparación con otras anátidas, por lo que su periodo de cría no puede completarse debido a la sequía estival de estos humedales. En las dos poblaciones donde tradicionalmente ha sido abundante, las marismas del Guadalquivir y el marjal de El Hondo (Alicante), se encuentra en una situación crítica por la degradación de su hábitat.

 

AVIÓN ZAPADOR

El avión zapador, llamado así porque cava las galerías en taludes arenosos o arcillosos donde instala su nido, también necesita las zonas húmedas. Es precisamente en las manchas de vegetación palustre donde descansa en grandes bandos y donde se reposta en sus rutas migratorias. Se alimenta en vuelo de insectos como mosquitos, hormigas voladoras o efímeras, muchos de los cuales precisan de una lámina de agua para desarrollar su fase larvaria.

 

MIRLO ACUÁTICO EUROPEO

El mirlo acuático europeo es un amante de los ríos de montaña con aguas limpias y oxigenadas, en donde encuentra infinidad de insectos acuáticos de los que se alimenta, como larvas de efímera, de moscas de la piedra o de libélula.. Además, necesita de taludes naturales heterogéneos ligados a los ríos donde ubicar sus nidos (bajo troncos o chorreras) por lo que es difícil de encontrar en cauces fluviales fuertemente modificados. La presencia de esta especie indica que los ríos tienen un estado saludable.

 

Las aves necesitan ríos y humedales en buen estado de conservación, por eso, sin agua no habrá aves, protegiendo el agua protegemos las aves apoya #ProtegeTuAgua firmando: